sábado, 30 de abril de 2016

Las zygenas y el cianuro


Los mecanismos de defensa de la naturaleza resultan en determinadas ocasiones de lo más sorprendentes y efectivos, siendo uno de los más frecuentes la capacidad de generar venenos y toxinas que repelan al más voraz de los predadores. Esta técnica es muy usada por las plantas, más que nada porque, al vivir de forma estática, la huida no se encuentra entre sus habilidades.

A lo largo de su existencia el ser humano ha ido descubriendo dichas sustancias poco a poco, en la mayoría de las ocasiones por casualidad y para desdicha de algunos desafortunados. Pero con el tiempo ha ido aprendiendo a utilizar ese potencial, muchas veces en beneficio de la ciencia y otras en acciones menos loables. Tal es el caso de uno de los venenos más potentes que existen: el cianuro.

miércoles, 14 de octubre de 2015

El amor no tiene límites

Quizás este tema se encuentra orbitando muy en el extraradio de los aspectos habitualmente tratados en mi blog. Sin embargo, por otra parte no deja de ser un tema biológico y natural en nuestro mundo, el auténtico motor del mundo. Así que, no he podido resistirme a dejarlo inmortalizado en el blog, y aquí dejo la lectura que hice el domingo pasado en la boda de mi hermana pequeña.

martes, 11 de agosto de 2015

Anopheles, el enemigo público número 1


Ésta era la frase que podía leerse sobre el rótulo de “Wanted... vivo o muerto” en un cartel que, al más puro estilo western, aparecía en la primera escena de un curioso corto de animación de Disney del año 43.  Se trataba de una película de carácter didáctico en la que se advertía a la población de los peligros que acechaban tras el aparentemente inofensivo, aunque siempre molesto, animal que nos ocupa hoy.

miércoles, 10 de junio de 2015

La araña tigre


Hace unos trescientos millones de años, cuando La Tierra se encontraba en plena ebullición de vida, las arañas se dedicaban a la caza por el suelo atrapando a los primitivos insectos que existían por entonces, y no necesitaban para nada las telas de araña. Pero los insectos empezaron a evolucionar para escapar de las garras de sus depredadores, primero saltando y tiempo después “inventando” las alas para volar. Las técnicas de caza de las arañas quedaron obsoletas, y aunque probablemente la seda se diseñó en principio para proteger a los huevos, fue entonces cuando hubo la necesidad de idear la telaraña como trampa para atrapar insectos aprovechando el potencial de dicho material. Todo esto, que se cuenta en un párrafo, sucedió tras miles de años de evolución.

jueves, 2 de abril de 2015

La mariposa arlequín


A finales del siglo I, cuarenta o cincuenta años después de la muerte de Jesús, los evangelistas comenzaban a transcribir lo que sería la base de la religión cristina, el Nuevo Testamento. Al tiempo que esto se hacía, se originó una amplia gama de pensamientos filosóficoreligiosos relacionados con el tremendo impacto que había tenido la figura de Jesucristo. Estas doctrinas convivieron y compitieron con el incipiente cristianismo por hacerse un hueco y ganar devotos creyentes, a pesar de que precisamente no era el mejor momento para ser adepto de Jesús entre los romanos.

martes, 17 de marzo de 2015

Pulgas


El devenir de la humanidad está ligado a épocas puntuales en las que el ingenio tiene que ser agudizado y la flexibilidad puesta a prueba. Está demostrado que la evolución del hombre ha acontecido debido a cambios bruscos en la climatología, que pusieron la supervivencia bastante difícil a los ancestros de la especie humana. Dichos periodos dieron lugar sucesivamente a la aparición del Australopithecus, Homo erectus, Homo heidelbergensis y, finalmente, el propio Homo sapiens.

viernes, 26 de diciembre de 2014

El escorpión de agua


El mundo subacuático de nuestros ríos y charcas es un entorno prácticamente desconocido para la mayoría de nosotros. En él se dan cita a diario gran cantidad de extraños seres de los que poco o casi nada se sabe. Tal es el caso de nuestro protagonista de hoy, comúnmente conocido como escorpión de agua.

De entrada su nombre asusta, pero verdaderamente no es un escorpión, pues no posee aguijón en su cola y ni siquiera está emparentado con la familia del mismo (los arácnidos), pero el apodo se lo tiene bien ganado por su aspecto: su semejanza estructural, su cola y sus patas delanteras modificadas en forma de tenazas han provocado que este bichito haya sido bautizado con el nombre de otro mucho más temible.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Un rayo... que no cesa



Parece que este año verano y otoño no terminan de ponerse de acuerdo, pasando del calor extremo a fríos aguaceros sin solución de continuidad.

Estos cambios traen consigo que masas de aire con distinta temperatura terminen cruzándose, algo propio de las estaciones de cambio como son el otoño y la primavera, provocando la tormenta, fenómeno eléctrico que nos hace ver lo insignificantes que podemos ser y que siempre me atrapa visualmente.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Canis lupus familiaris: el perro


Más de quince mil años hace que un animal se unió al hombre de por vida, un lobo que descubrió que vivir junto al hombre podía ser fácil y rentable. Probablemente fue él mismo el que tomó la decisión de someterse para siempre, convirtiéndose así en el primer animal en ser domesticado: el perro.

Aquel inicio empezó a fraguar lo que uno y otro ha llegado a ser hoy en día. Parte de lo que somos se debe a aquel pacto, que permitió a ambos evolucionar y vivir mejor. Pero, ¿qué fue lo que hizo que especies tan distintas como el hombre y el lobo aunasen sus fuerzas?

domingo, 3 de agosto de 2014

El alacrán


Cuando miramos al cielo la mayoría sólo alcanzamos a ver un cúmulo de estrellas desperdigadas sin ton ni son, sólo unos cuantos ilustrados son capaces de distinguir constelaciones, estrellas y otros objetos celestes, otros mucho solo somos capaces de encontrar la famosa osa mayor, menor (el carro) y la estrella Polar. Poco es el tiempo que dedicamos a mirar hacia arriba, pero las civilizaciones antiguas ya lo hicieron por nosotros, ya que la observación astronómica permitía medir el paso del tiempo y el comienzo de las estaciones.

Para hacerlo sólo tenían que apreciar como cambian las estrellas a lo largo del año y como transitan los planetas del sistema solar entre ellas, los cuales, debido a que todos giran en un mismo plano alrededor del Sol, siempre pasaban entre los mismos grupos de estrellas. De esta forma, imaginariamente agruparon dichas estrellas en constelaciones y surgió el Zodíaco.