miércoles, 8 de agosto de 2012

La hormiga león


Rubio, Tuco y Sentencia, son los protagonistas de la película más representativa del género cinematográfico de los años 60 y 70 denominado spaghetti westerns. Personajes quizás más conocidos por los nombres que a su vez daban título al magnífico film: El bueno, el feo y el malo.

A pesar de los casi 50 años que hace ya del rodaje de la película, no puedo dejar de verla cada vez que la reponen en televisión, quedando entusiasmado con la genial interpretación de cada uno de sus protagonistas: un bueno no tan bueno, un feo que el actor Eli Wallach borda en su interpretación y un malo no más depravado que los otros dos. De igual forma, no puedo evitar que me vengan a la cabeza estas tres facetas interpretativas encarnadas en un mismo animal, rememorando a alguno de los personajes cada vez que me topo con dicho insecto en mis excursiones campestres.

El polifacético bichito no es otro que la hormiga león, que ni es hormiga ni es león, ni siquiera se les parece, pero que debe su nombre también a un comportamiento parecido al de tan distintos animales.

La hormiga león es un insecto perteneciente al orden de los neurópteros, vocablo que quiere decir alas con nervios. En su estado adulto es muy parecido a las libélulas y caballitos del diablo, si bien se puede distinguir de todos ellos por su vuelo menos potente y por sus largas y robustas antenas. No son fáciles de divisar debido a su comportamiento nocturno, pero se las puede ver atraídas por las luces de neón en verano y otoño. Son insectos que se alimentan de polen, aunque cuando es necesario sacan su lado más oscuro para matar a otros animales y alimentarse de ellos. Ellos son el arquetipo de “el bueno” de la película.
Adulto de hormiga león de unos 4 cm

Tras el apareamiento, los adultos buscarán un terreno apropiado y realizarán la puesta de huevos en el suelo. De ahí eclosionarán las larvas, bebés hormigas león que no son precisamente un canon de belleza a seguir. Digamos que sus propios padres no tendrían más remedio que reconocer el poco atractivo de su prole y no acontecerían las habituales disputas relativas a “se parece a mi familia”, al pobre retoño como mucho se le podría decir aquello tan socorrido de; “pero que gracioso es”.

Este grotesco aspecto les ha llevado a ser el modelo de inspiración de horripilantes seres alienígenas en alguna película de ciencia ficción. Tal es el caso de la segunda parte de Star Trek, donde unos seres inspirados en estas larvas se utilizaban para el control mental al introducirlos en el cerebro a través del oído.

Las crías de hormiga león son la imagen personificada de “el feo”, y como en la película, realizarán la mejor de las actuaciones eclipsando por momentos al resto de actores, sin embargo, como variante del guión original, en este caso será el reverso tenebroso del bebé el que encarne al mismo tiempo el tercer papel filmográfico.

Una larva de hormiga león en mi mano


Una vez nacida, la larva de hormiga león se apresurará a acometer una obra civil cuya única licencia requerida obedece al consabido principio taurino de “si el tiempo lo permite”. El material de construcción es de lo más simple, la arena, el único requisito consiste en que ésta esté seca y sea lo mas fina posible, no importa su naturaleza, pues pueden construirse con arena de cuarzo, arenisca roja, mantillo, yeso e incluso serrín o cenizas. Al principio la larva parece que está realizando dibujos en la tierra, motivo por el que en Norteamérica también se la conoce como doodlebug (bicho garabato), pero con el tiempo irá construyendo en espiral una especie de piscina en forma de embudo, arrojando las piedras que no sean de su agrado lejos del agujero. Una vez acabado, la larva se colocará semienterrada en el centro del mismo de manera que sólo sobresalen sus afiladas mandíbulas.


Líneas descritas en el desplazamiento de la larva o dooblebug

El pozo cónico no es más que una trampa de arena. En él, la larva adquiere el despiadado perfil de “el malo”, practicando el arte de caza que podríamos denominar; me siento a esperar a que pase la cena. No hay más que aguardar pacientemente a que un insecto resbale al interior, entonces ya le será muy difícil volver a alcanzar el borde del agujero, pues la extrema finura del grano hará que cada vez se acerque más al centro del hoyo donde le esperan las terribles mandíbulas de la larva. A veces algún insecto es lo suficientemente hábil como para trepar dificultosamente por el pozo, pero en ese caso la larva empieza a lanzar con su cabeza paladas de arena hasta hacerlo caer. Si el insecto llega al centro puede darse por acabado, la hormiga león lo atrapa, lo inmoviliza químicamente y se bebe sus fluidos, el cadáver seco será lanzado fuera del pozo igual que una piedra por una catapulta. El agujero se hará cada vez más grande conforme la larva crezca, y puede que empiece a haber conflictos con larvas vecinas que probablemente sean sus hermanas.

Un "pozo" de Myrmeleon formicarius, su nombre científico
Hace poco me he encontrado con esta mancomunidad

Después de algún tiempo alimentándose, segun la especie hasta 2 o 3 años, la larva realizará un capullo en la tierra y de ahí saldrá de nuevo un insecto adulto, que curiosamente sólo vivirá 35 días más.


Estas esferas de arena son capullos enterrados de larva
de hormiga león,de ellos ha salido el adulto por el agujero

Una de las bolitas aún cerrada

Un adulto recién salido de la esfera anterior

Este comportamiento predador fue llevado de nuevo al cine en la última parte de la trilogía de la guerra de las galaxias, donde una enorme criatura llamada Sarlacc, esperaba hambrienta en el fondo de un agujero cónico del desierto a que sus presas resbalasen por el mismo tras un ligero empujón. Finalmente la enorme bestia no se tragó a Skywalker ni a ninguno de sus compañeros, aunque sí a unos cuantos “malos” que pasaron a mejor vida.
 
Un Sarlacc de Star Wars (imagen de wookieepedia)

En resumen, este es el reality show que la hormiga león nos ofrece en directo y al cual debe su nombre como ya mencionamos anteriormente: para nosotros es como si fuera una hormiga, pues habita en la tierra y construye algo que externamente se asemeja a un hormiguero, mientras que para los insectos resulta un feroz león por sus hábitos depredadores, aunque lo más curioso de todo es que, precisamente, la mayor parte de sus víctimas suelen ser las auténticas hormigas.

Publicado en Morón en noviembre de 2007

Licencia Creative Commons
La hormiga león por Kamereon se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported. Basada en una obra en www.almabiologica.com.
 

10 comentarios:

  1. Me gusto el priemr video por que se comio a una pero la primera hormiga grande pudo salir que
    ¡Bueno! por que si no me da tristesa aunque odie a las hormigas

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario y por enviarlo, se ve que tienes bastantes amigos ya que se ha notado mucho en el número de visitas.

    ResponderEliminar
  3. muy bueno me ayuda para el cole porque la maestra dijo que miremos el video en esta pagina

    ResponderEliminar
  4. mi maestra dijo que miremos esta pagina que estaba buena y es verdad esta re buena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola vos vas al san Felipe Benizi

      Eliminar
    2. soy facundo zarza

      Eliminar
    3. Hola creo que no nos conocemos, tenía pendiente responder a los comentarios, y por la forma de escribir creo que sois Argentino. Yo soy de España. Saludos en cualquier caso. Espero que te haya gustado el artículo

      Eliminar
    4. Estupendo! Me gustaría saber en que localidad ha sido esa recomendación. Gracias!!!

      Eliminar
  5. Me alegra oír que os ha sido de ayuda.

    ResponderEliminar